La viña mimada del Ribeiro
La finca de Meín figura en los libros de historia de Galicia como uno de los primeros asentamientos de población, nacido a la sombra del Monasterio de San Clodio, tan ligado al origen de la viticultura en la comarca del Ribeiro en los siglos XI y XII. Es decir, que allí mismo, en Viña Meín y San Clodio nació el vino de Ribeiro.

Los monjes que plantaron las primeras cepas no se equivocaron. La tierra de sabrego, la suaves laderas y la orientación al mediodía y poniente configuran un entorno ideal para la viticultura.

Viña Meín posee 16 hectáreas de viñas situadas en las mejores laderas del Valle del Avia (San Clodio y Gomariz) plantadas con Treixadura, Godello, Loureira, Torrontes, Albariño, Lado y Albilla, con cuya producción de cubre por completo la demanda dela bodega.